at Casa Paoli

Pedro Pedrito Wil and Bill.png

at Casa Paoli

Screen Shot 2020-11-05 at 3.49.29 PM.png

El cineasta Pedro Rivera (izq.) con el cuatrista Pedrito Guzmán y miembros del Proyecto del Cuatro Puertorriqueño en 1996 para la filmación del documental , Nuestro Cuatro

El talento puertorriqueño también esta representado en el cine y en la creación de documentales. Desde antes del cine sonoro se produjeron muchos documentales que se presentaron junto a las películas del llamado cine mudo o silente en lo que se conocía como revista fílmica. Grandes artistas de y fuera del país fueron grandes pioneros en lograr acostumbrar a la selecta audiencia que podía asistir a los teatros establecidos en casi todo el país para disfrutar de interesantes documentales realizados en Puerto Rico por manos boricuas.

     A finales del siglo XIX y a principios del siglo XX se establecieron talleres o estudios de trabajo en donde se crearon documentales que, en la mayoría de los casos, por diversas razones, desaparecieron de nuestra vista. Se sabe del incendio ocurrido en el estudio en San Juan de Antonio Colorado, destacado fotógrafo y cineasta; el documental que se preparó durante el velorio y entierro de Luis Muñoz Rivera. Juan Vigué fue uno de los principales creadores de imágenes en movimiento que tuvo Ponce y San Juan. Actores y actrices como Cecilia Callejo, en el pasado; Marta Romero, Roberto Rivera Negrón, Adalberto Rodríguez (Machuchal), Braulio Castillo, Juano Hernández, José Ferrer, Cordelia González, Raúl Julia, Benicio del Toro, Lin Manuel Miranda, constituyen una muestra muy simple de la cantidad de artistas que participaron en la dirección, actuación o producción de buenas obras del arte fílmico.

     Actualmente, es muy significativa, la cepa de jóvenes que continúan sembrando y cosechando exitosos trabajos de imágenes en movimiento, que se ven obligados, en muchas ocasiones a buscar apoyo en el extranjero, en ausencia de la ayuda local.

     

El Centro-Casa Paoli ha editado cinco documentales: Antonio Paoli, el Tenor de Reyes y el Rey de tenores (1992); La pintura mural de Rafael Ríos Rey (2007); La Ruta de los murales (2009) y Las máscaras del carnaval de Ponce según Miguel Caraballo García (2011) y El dulce canto del tiple puertorriqueño (2020)

     

Este espacio pretende contribuir a difundir la creatividad boricua. Toda colaboración recibida sobre estos temas será evaluada por un comité especial designado para esos propósitos. No se mantendrá correspondencia alguna sobre los escritos, no solicitados, a menos que los miembros del Comité acuerden publicarlo con las correspondientes recomendaciones.

En este espacio se espera contribuir a difundir la vida y obra de cantantes, instrumentistas, compositores, directores de coros, escenógrafos y a los estudiosos de la música clásica en Puerto Rico. La mayoría de nuestros artistas vinculados a la música clásica apenas se conocen en nuestro país. Lo que no se conoce no se puede apreciar ni amar. La cultura se preserva, preserva nuestra cultura.

     Antonio y Amalia, fundaron una academia de música: el Conservatorio Paoli en la década de 1920.Sin embargo antes de los hermanos Paoli, en cada municipio de Puerto Rico, hubo centenares de buenos maestros de música que crearon sus propias escuelas, en su mayoría, en sus residencias. De todos y todas de estos pioneros queremos hablar. 

      Actualmente, todavía se destacan en algunos pueblos del país estos buenos samaritanos del arte musical. El Centro—Casa Paoli ha publicado varios libros sobre diversos aspectos de la historia musical de Puerto Rico: Elogio a la guitarra (2014); Las pianistas Amalia Paoli y Angelica Morales (2015); Fernando Callejo y Ferrer: ensayo de música (2015) los tres de Néstor Murray-Irizarry y sobre un pianista y compositor de la Bella Época radicado en Paris, Francisco (Paco) Pedro Cortés González (2007) de Guillermo Menéndez Maisonet.

     Toda colaboración recibida sobre estos temas será evaluada por un comité especial designado para esos propósitos. No se mantendrá correspondencia alguna sobre los escritos, no solicitados, a menos que los miembros del Comité acuerden publicarlo con las correspondientes recomendaciones.